La Fiscalía Provincial de Valencia ha incoado diligencias de investigación penal y ha designado fiscal instructor, a raíz de una denuncia presentada por el sindicato CSI·F sobre contrataciones en la Conselleria de Sanidad que podrían ser constitutivas de delito.

Así lo ha dado a conocer hoy la central sindical, que llevó a la Fiscalía casos como el nombramiento del subdirector económico del Hospital de Llíria, que podría tratarse de un “asesor encubierto”, o la contratación para una vacante de un hijo de la subdirectora de Recursos Humanos de la Conselleria.

Según un comunicado del sindicato, trasladaron la incorporación de una persona licenciada en Filosofía y sin trayectoria en función pública como subdirector económico del Hospital de Llíria, un contrato “de alta dirección a pesar de que apenas interviene en el departamento”, por lo que podría tratarse de un “asesor encubierto”.